21 nov. 2017

Las setas que matan en España



Hay más de 1.500 especies de setas catalogadas en España, de las cuales entre 50 y 70 pueden considerarse como ciertamente tóxicas. Un decena de ellas se considera letal al tener capacidad de provocar daño hepático irreversible. El paciente las consumirá al confundirlas con setas comestibles, y probablemente mezcladas con otras de diferente tipo, lo que dificultará el diagnóstico.

"No existe ningún método directo simple para diferenciar las setas comestibles de las tóxicas" - zanjan desde el SIT. "Es indispensable conocer las especies letales sin fiarse únicamente de la práctica porque algunas pueden parecerse a las comestibles y sólo diferenciarse en las esporas". Ante la vastedad de la variedad micológica, el organismo prioriza el conocer las diez especies que en caso de ingesta accidental pueden poner en peligro nuestra vida.

Amanita phalloides
Amanita virosa
Abre la lista la Amanita phalloides, la seta más peligrosa en nuestro medio debido a su abundancia y toxicidad. Tiene dos parientes menos frecuentes, la Amanita verna, seta de primavera, y la Amanita virosa, de otoño. Se encuentran principalmente en bosques de hoja ancha. Sus efectos comienzan entre ocho y diez horas tras la ingesta, con un cuadro digestivo con náuseas, vómitos y diarrea. Puede sucederse una fase asintomática 24-48 horas después, seguida de otra fase a los 3-4 días con afectación severa renal y hepática, coma y muerte.

La Galerina marginata es una seta pequeña que crece en los troncos y las ramas secas de los pinos, y puede producir tras su ingesta una clínica similar a la de la ingesta de Amanita phalloides. Las dos Lepiota, la helveola y la brunneo-incarnata, también crecen en bosques de hoja ancha y al borde de los caminos. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer al cabo de las 7 a 48 horas tras la ingesta, con clínica inicialmente digestiva, seguida de afectación hepática e insuficiencia renal en la fase final.

Las Cortinarius orellanus y Cortinarius speciosissimus también pueden producir intoxicaciones severas de evolución fatal. Inicialmente se manifiesta como un cuadro autolimitado de náuseas, vómitos o diarrea leves. Entre dos y 15 días tras la ingesta, sin embargo, se puede desarrollar anorexia, escalofríos, cefalea, dolores musculares y articulares, sed intensa, hormigueos, dolor abdominal en flancos y otros síntomas generales hasta la presentación de insuficiencia renal.

La Gyromitra esculenta, si se consume cruda o poco cocinada, puede también ser mortal. Puede presentar un cuadro clínico a las pocas horas de su ingesta con vómitos, náuseas y dolor abdominal seguido por la afectación del sistema nervioso con debilidad, incoordinación, convulsiones, delirio y coma. También se ha asociado a casos de afectación renal y hepática, y en determinadas ocasiones, a la destrucción masiva de células rojas sanguíneas y alteraciones en la cesión del oxígeno a los tejidos.

El Paxillus involutus, que se consideraba comestible hasta que se probó que destruía los glóbulos rojos, y el Entoloma lividum, llamado 'pérfido' por su similitud con variedades comestibles, completan la lista.

Entoloma lividum
Entoloma lividum
Como norma general, el Servicio de Información Toxicológica insta a consumir únicamente setas de especies que tengamos identificadas convincentemente como comestibles, y a no mezclarlas con otras que desconozcamos. Recomiendan no coger setas alteradas por la edad, parásitos, heladas o lluvias, como tampoco las que crecen en vertederos, cercanías de fábricas o lugares con tráfico.

Hay que evitar que las manipulen los niños, y a la hora de comerlas, siempre deben de estar bien cocinadas. Preferentemente no se deberían comer más de 250 gramos de setas a la semana, y conviene guardar siempre un fragmento en la nevera hasta unos días después que ayude al experto a identificarla en caso de intoxicación.

Por último, el SIT ofrece este listado de desmentidos para esgrimir la próxima vez que un familiar, pongamos un cuñado por ejemplo, insista en llevarnos a por setas:

No es verdad lo de la cucharilla de plata ennegrecida con setas cocidas.
No es cierto que con las setas tóxicas el ajo o la cebolla se ennegrezca.
No es cierto que se envenenan si pasan cerca erizos o serpientes.
Es falso que pierdan la toxina con vinagre o sal.
Es falso que si están mordidas por animales son comestibles. Su sensibilidad al veneno es distinta. La toxicidad puede estar diferida y el animal puede haber muerto después.
No es cierto el que son tóxicas las que cambian de color al partirlas. Por ejemplo, la seta comestible Boletus cyanescens pasa a azul cuando se le corta y en cambio las Amanitas tóxicas no viran de color.

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20171120/263474237_0.html

29 ago. 2017

Un hongo convierte a unos escarabajos en 'zombis'

 Eryniopsis lampyridarum.
Así se llama el hongo que convierte a unos escarabajos en zombis:
Un equipo de investigadores de las universidades de Arkansas y Cornell ha descubierto que un tipo de hongo mata a hembras de escarabajos soldado de vara de oro, de una forma tan sofisticada que ellas, al morir, atraen a los machos, propagando de esta forma sus esporas a través de estos insectos, informa el portal científico Phys.org.
En su estudio publicado en la revista 'Journal of Invertebrate Pathology', el grupo describe las observaciones que hizo de del escarabajo y la peculiar forma en que el hongo Eryniopsis lampyridarum se extiende dejando sus esporas en nuevos huéspedes a través de hembras 'zombi'.
El escarabajo soldado de vara de oro, o Chauliognathus pensylvanicus, es una especie de escarabajo autóctona de América del norte central y oriental que vive en los prados y campos alimentándose del néctar de las plantas.
Esta especie se aparea mientras que se sitúan encima de una flor, y curiosamente este comportamiento puede contribuir a su desaparición, revelaron los  investigadores. El hongo Eryniopsis lampyridarum también vive en los mismos tipos de flores e infecta a los escarabajos cuando se sientan encima de ellos. Una vez infectado, las mandíbulas del escarabajo quedan atascadas en la flor, después de lo cual el escarabajo muere. Un día más tarde sus alas se abren, como si el pobre insecto se preparara para despegar.
Para los escarabajos machos infectados, la historia de su vida y muerte termina en ese punto. Otra cosa son las hembras. Cuando estas mueren infectadas con esporas del hongo aparecen a los ojos de los machos maduros como con vida y listas para la procreación, por lo cual los machos se sientan sobre ellas y tratan de aparearse con estas hembras 'zombi' y no tardan en infectarse ellos mismos.
De las 446 muestras de escarabajos recolectados por los investigadores, un total de 90 resultaron infectadas por esporas de E.lampyridarum.
 Esta información  procede de este portal:

 https://actualidad.rt.com/viral/241232-hongo-convierte-escarabajos-zombis

25 may. 2017

Tendremos suerte?

http://www.cestaysetas.com/boletus-si-pero-con-asterisco/