28 sept. 2015

Trastornos de setas consideradas “no tóxicas”






1. Reacciones de intolerancia.

Recolección tras una helada o ejemplares muy envejecidos (P. ej., Agáricus sp.), cocción insuficiente (Lepista nebularis), reacción idiosincrática (Suillus sp., Macrolepiota rhacodes, Lepista nuda, Calocybe gambosa,...). No obstante, Lepista nebularis y Armillarea mellea debieran ser catalogadas como tóxicas. Tratamiento sintomático.

2. Reacciones de tipo alérgico (ingesta, contacto, proximidad, inhalación de esporas...).
  • Intestinal. (Pleurotus ostreatus, Suillus sp.) Test cutáneo positivo. Evitar la ingesta.
  • Dermatitis alérgica. Agáricus sp. (cultivos industriales). Suillus sp. (la más frecuente). En general, es suficiente con antihistamínicos. Es una hipersensibilidad de tipo I (IgE).
  • Alergias respiratorias. El tratamiento debe ser preventivo a base del empleo de mascarilla protectora.
3. Toxicidad por contaminación ambiental. El micelio recoge los nutrientes químicos.
  • Metales pesados. Especialmente los Agáricus flavescentes (Pb, Hg y Cd), tienen gran capacidad acumulativa.
  • Plaguicidas, rodenticidas e insecticidas. Evitar recolecciones en zonas de fumigación.
  • Isótopos radiactivos. Almacenan cantidades elevadas de isótopos radiactivos.
4. Hemólisis por setas.

Si se consumen crudas o poco cocinadas. Amanita rubescens, Amanita vaginata, y todas las especies de Peziza, Sarcospharea, Morchella y Mitrophora. Gravedad variable. Orinas oscuras. Se sugiere ingesta abundante de líquidos.

5. Síndrome cerebeloso por colmenillas.

Mareos, temblores, e inestabilidad. Generalmente al día siguiente de la ingesta de Morchella sp. Puede durar semanas. Se aconseja el consumo previa desecación de este tipo de setas.

6. Paxilus involutus. (Considerada tóxica y en algunos caso mortal)

Provoca en determinadas personas hemólisis masivas por una reacción inmune anómala. Hay
casos mortales descritos en Europa septentrional. Hemoglobinuria, dolor lumbar, hipotensión, oligoanuria posteriormente. Intenso aporte de líquidos, plasmaféresis, corticoides.
 
7. Síndrome nitritoide o coprínico.

Cuando se consume Clitocybe clavipes y/o Coprinus atramentarius con bebidas alcohólicas. Presentan náuseas, vómitos, rubefacción cutánea, disritmias e incluso hipotensión. Reacción tipo antabús. Se trata con vitamina C a dosis altas, y 4-metil-pirazol.

8. Síndrome muscarínico tardío (por Armillaria mellea).

Latencia mayor de 6 horas. Cuadro muscarínico (sudoriano).

9. Setas mutágenas o cancerígenas.

Causada por la mono-metil-hidracina, de las Giromitra sp. No hay ningún caso probado.

10. Rabdomiolisis por Tricholoma equestre.

Consumo reiterado. Debe divulgarse su peligrosidad.

El autor no se hace responsable de lo aquí descrito.

No hay comentarios: