2 dic. 2015

La orina mágica (Amanita muscaria)



Amanita muscaria.

En uno de mis paseos por el monte de Brañarronda encontré lo que para los niños era la casita de los duendes y enanitos. Se trataba de la seta Amanita muscaria, un hongo basidiomiceto del orden Agaricales, conocido popularmente como Matamoscas o Falsa Oronja.
Como siempre saqué unas fotos y ya en casa empecé  a buscar algo más de información sobre esta seta. Lo descubierto me pareció tan “alucinante” que decidí escribir este pequeño post.
Para empezar, el nombre “muscaria” viene del latín musca que significa mosca. Se debe a la interacción de este hongo con los insectos, dado que paraliza temporalmente a los insectos que se posan sobre él. Se trata de una seta psicoactiva.
En sus primeros estados presenta un sombrero globoso de color rojo intenso con unas granulaciones blancas, que con el desarrollo se vuelve plano y algo más anaranjado. Su tamaño varía entre los 10 y los 20 centímetros, con un sombrero de diámetro similar y un pie, de 1 a 3 cm. de grosor.


La primera vez que se documenta este hongo como alucinógeno es en 1730, aunque lo cierto es que ya está presente en leyendas como las del pueblo koryak. En dichas leyendas se habla de un héroe llamado Gran Cuervo, que sacó una ballena del mar pero que no pudo devolverla al océano por su gran peso. En su ayuda apareció el dios Vahiyinin y le dijo que comiera espíritus de wapaq para conseguir la fuerza que le hacía falta, y así lo hizo. El wapaq era y es nuestra amanita.

En Siberia eran consumidos por los chamanes de ciertas tribus, de hecho no conocían otros intoxicantes hasta que los rusos introdujeron el alcohol. Una vez secados al sol, cosa que potencia su efecto, podían consumirse de diversas maneras, siendo posiblemente el origen del ritual de beber orina… . Parece que los principios psicoactivos (principalmente el muscimol) son filtrados por el riñón rápidamente, llegando a la vejiga aún activos y por tanto produciendo una orina alucinógena. El chamán se comía la seta y repartía orina “mágica” a los invitados. También hervían los hongos produciendo una bebida alucinógena.

Como en la leyenda de Gran Cuervo, el consumidor siente que cualquier esfuerzo físico lo realiza de forma sencilla, dado que otro de los efectos es elevar el tono muscular. 


Pero como todo lo que parece bueno, tiene un lado oscuro y peligroso. En grandes cantidades puede inducir el coma, siendo tóxica para el intestino y el hígado. En casos extremos produce la muerte.




No hay comentarios: